3. 2. Depreciación del activo

Manuales - Diccionario

Direccion Financiera

01-06-2017

Los elementos que forman parte de la estructura permanente de la empresa, esto es, el inmovilizado, están sujetos a una pérdida de valor, ya sea por su utilización en el proceso productivo, por el simple transcurso del tiempo o, incluso, por la variación en las condiciones de la demanda que reducen la eficiencia económica de estos elementos. Esta pérdida de valor es lo que se denomina depreciación.

Depreciaciones permanentes o irreversibles:

  • Ordinarias: a causa de su utilización en el proceso productivo. Afectan solamente al inmovilizado técnico, tanto material como inmaterial, y su reflejo contable es la amortización.
  • Extraordinarias: a causa de pérdidas irreparables. Contablemente se abonan al activo en que se producen (inmovilizado, existencias, deudores, inversiones financieras temporales, etc.) y se adeudan a la cuenta de pérdidas y ganancias.

Depreciaciones reversibles:

Pérdidas potenciales cuyo reflejo contable son las provisiones. Puede ser objeto de provisión todo el inmovilizado, material, inmaterial y financiero, así como partidas del circulante.

Causas de la depreciación:

  • El mero paso del tiempo: depreciación física.
  • El uso más o menos intenso del elemento: depreciación funcional.
  • Evolución tecnológica: depreciación tecnológica u obsolescencia.
  • Por catástrofes o siniestros: no es una depreciación, sino una pérdida total del elemento en cuestión.

Anterior | Siguiente

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal

Management Empresarial, la web que te resuelve tus dudas