3. 21. Factoring

Manuales - Diccionario

Direccion Financiera

01-06-2017

El factoring es un contrato en virtud del cual una de las partes (cedente) cede a la otra (factor o empresa de factoring) sus créditos comerciales o facturas frente a un tercero al objeto de que la sociedad de factoring realice todos o alguno de los siguientes servicios: gestión de cobro, administración de cuentas, cobertura de riesgos y financiación. La financiación mediante la fórmula de factoring se formaliza mediante la cesión a una entidad de crédito especializada en factoring, por parte de una empresa, de créditos comerciales contra sus clientes, a cambio de un importe convenido en términos relativos en el contrato, con o sin unos márgenes de variación (un descuento sobre el nominal de los créditos, en función de las características, más una retención sobre el volumen de crédito vivo en algunas modalidades), o disposición discrecional hasta un límite en función de los créditos cedidos.

Servicios prestados, por la entidad de factoring

  • Gestión de cobro. La empresa de factoring se encargará de cobrar a su vencimiento los créditos cedidos. El cedente no garantiza la solvencia del deudor, pero sí responde ante el factor de la legitimidad del crédito cedido. Por su parte, la entidad de factoring asume la titularidad de los créditos, sustituyendo la figura del cedente. Por su puesto, el cedente deberá comunicar a sus proveedores la existencia del contrato de factoring indicándoles a quién deberán efectuar los pagos de los créditos y facturas, lo que suele hacerse en las propias facturas, contratos, notas de pedido o bien en una comunicación de vigencia indefinida.
  • Administración de cuentas. La sociedad de factoring facilitará al cliente toda la información relativa a la situación de los créditos y facturas cedidos: fecha de cesión, fecha de vencimiento, impago de facturas, estado contable de la cuenta en la que se asientan las deudas y créditos recíprocos, etc.
  • Cobertura de riesgo. La empresa de factoring, previo estudio y calificación crediticia de los proveedores del cedente, acuerda la cobertura, hasta un porcentaje previamente pactado, del impago originado exclusivamente por riesgo de insolvencia, esto es, no incluye los impagos por motivos comerciales ajenos a la insolvencia. Esta cobertura del riesgo de insolvencia puede abarcar tanto la declarada legalmente (concurso de acreedores, quiebra, suspensión de pagos, etc.), como la derivada del impago en un lapso de tiempo prefijado, siendo práctica general de las entidades de factoring el garantizar el pago en un plazo de noventa días desde la fecha del vencimiento (margen de cobro).
  • Financiación. El cliente puede disponer de anticipos sobre los créditos cedidos, en función de un porcentaje especificado en el contrato.

El factoring, en su modalidad más genuina comprende todos los servicios anteriormente mencionados, y se instrumenta como una operación de financiación rotativa, lo cual no obsta a que en otros casos se limite a alguno de los otros servicios. En el factoring, los créditos cedidos pueden estar documentados en cualquier forma admitida en derecho: letras, pagarés, recibos, facturas, certificaciones, contratos de operaciones en los que se especifique la orden del proveedor al cliente para que pague los documentos que emita el factor, o incluso transferencias al mismo, así como modalidades de pago mediante reposición por las transacciones realizadas entre ambos a los vencimientos convenidos.

Clases de Factoring

La cesión de créditos a la empresa de factoring puede realizarse con o sin recurso, lo cual da lugar a la distinción entre:

  • Factoring con recurso. En esta modalidad operatoria la entidad de factoring no asume los riesgos de la operación puesto que en caso de impago de los créditos podrá ejecutar la vía de regreso frente al cedente.
  • Factoring sin recurso. Es en la práctica la modalidad más utilizada, y supone la asunción de todos los riesgos por la entidad de factoring, lo que implica calificación a efectos de nivel y aceptación del riesgo de los proveedores, por lo que el cedente deberá elevar propuesta a la entidad de factoring, quien en todo caso se reserva el derecho de admitir los créditos o rechazarlos, tanto si el cliente ya está clasificado como si no se efectúa una evaluación previa.

Anterior | Siguiente

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal

Management Empresarial, la web que te resuelve tus dudas