8. HABILIDADES DIRECTIVAS

Manuales - Diccionario

Recursos Humanos

01-06-2017

La frase de uno de los protagonistas de la película "American Beauty" en la que después de ser despedido como directivo de la empresa decide "buscar un puesto con el menor grado de responsabilidad posible" contrasta con "Erin Brockovich" película basada en una historia real, en la que una mujer sin titulación alguna se enfrenta con éxito a una poderosa empresa.

En su lucha por conseguir el objetivo que considera vital logra conjugar intuitivamente todas y cada una de las habilidades que un directivo debe poner en juego.

¿Por qué pasa esto?

Nos han formado en numerosos conocimientos y tecnologías externas a nosotros, pero no nos han enseñado a conocernos y utilizar los conocimientos internos como verdadera arma de dirección de la que parten todas las posibilidades reales de éxito. El autoconocimiento de nuestro comportamiento frente a cada una de las habilidades pasa a ser un paso previo y crucial para el desarrollo de las mismas.

Así, El Directivo nace y se hace. Esto, que en la práctica significa que la base del Directivo está en descubrir su vocación - que el 95% de los directivos a los que se les pregunta define con términos generalistas vacíos para desde ahí desarrollar su profesión.

Aquí radica el éxito o fracaso personal de todas y cada una de las habilidades que a continuación abordaremos y nace un nuevo ámbito que permite soslayar las carencias de autoconocimiento con que parten la mayoría de los ejecutivos: el mentor y asesor personal.

Americanizados a través de la terminación "-ing" para ser admitido por el mercado empresarial el mentoring y el coaching pasan de ser un lujo para la alta dirección a una necesidad de apoyo a toda persona con responsabilidad sobre otras y a la que por termino general la han enseñado a gestionar todo menos gestionar personas.

Queramos o no, las personas van a ser lo único que gestionemos, porque del resto cada día más se van a ocupar las tecnologías. Por tanto esa figura del asesor personal debe ayudar a introducir al directivo los cómo, los porqués , los para qué y para quién de sus cometidos.

Aquí radica la misión de futuro del mando a la vez que su asignatura pendiente , en la que el proceso de formación y aprendizaje no puede desarrollarlo por sí solo.

Desde este punto de partida pasamos revista a las distintas características y habilidades de dirección frente a las que podemos ir definiendo nuestros puntos fuertes vocacionales y áreas de mejoras profesional.

Anterior | Siguiente

Todos los derechos reservados

 contacto publicidad legal

Management Empresarial, la web que te resuelve tus dudas